Aviso importante: suspendo temporalmente el blog

Apreciados lectores,

Hoy escribo para avisaros que durante un tiempo indefinido, por motivos personales, no podré publicar nada en el blog ni estar pendiente de mi “actividad virtual”, emails, redes sociales… Necesito y necesitan que mi atención y energía estén en otro lugar.

No quería que ningún lector se sintiera abandonado, especialmente los que seguís el Proyecto Re-movimiento – seguid en movimiento.

Tarde o temprano esto pasará, y yo volveré a escribir.

Muchas gracias por vuestra atención, comprensión y apoyo al blog.

No dejéis de escuchar vuestro cuerpo.

Un fuerte abrazo,

Robert

Suscríbete gratis y fluye – emailrss

Movimiento 5: Apoyarse sobre las manos

El Proyecto Re-movimiento sigue avanzando. Sin ninguna duda, a estas alturas, los pocos que sigan en activo este experimento son unos valientes. Ya son diez semanas poniendo por delante de todo el cuerpo y el movimiento, todo un hito en la cultura de la mente decapitada y el sedentarismo.

Nuestro segundo centro de atención, redescubrir y estimular las manos, nos sirvió hace unas semanas para ser conscientes de que tenemos unas manos y que pueden moverse mucho más de lo que solemos hacer. De hecho, concluimos con que si no lo hacíamos en todas sus posibilidades reales, pagaríamos un precio.

Por entonces ya dejé caer que los ejercicios propuestos pertenecían al conjunto de ejercicios educativos elementales del Método Natural, prácticas analíticas y preparatorias para un “algo más”, aquellas funciones motrices que hemos heredado a través de nuestra evolución. Moverse así, analíticamente, tiene un sentido, tal vez un tanto robótico, que no acaba de ser completo si no se le humaniza. Es justo aquí donde nos encontramos con la Locomoción Natural.

Sí, es cierto. Ya no necesitamos gatear y reptar por debajo de arbustos o en cuevas, pero al mismo tiempo considero un poco triste –corporalmente hablando– no poder soportar el simple hecho de apoyar las manos sobre el suelo sin soltar unos pocos “ays” y “uys” debido a ciertas molestias en las muñecas, manos, dedos… Aunque sea habitual, no es normal.

Como vimos al hablar de la movilidad y la salud de nuestras manos, el hecho de que tengamos la capacidad –aunque hayamos perdido cierta habilidad– de extender tanto nuestras muñecas puede explicarse, entre otros motivos, por nuestra necesidad de apoyarlas sobre el suelo y utilizarlas para desplazarnos.

¿Le damos sentido evolutivo a este potencial?

Dos prácticas de apoyo sobre manos: una aburrida y otra… una puerta

Se me ocurre una doble propuesta para esta próxima quincena, que será nuestro quinto centro de atención. Aprovecho para insistir en que durante estos quince días lo más importante es esto, apoyar las manos, aunque sin olvidar y abandonar todo lo acumulado hasta ahora: liberar los pies, moverse con frecuencia, conmutarse “por piernas”…

La primera parte de mi propuesta es, aunque no me guste mucho, recurrir a más ejercicios analíticos, esta vez un poco más globales. Hablo de las planchas –o tablas.

¿Y qué son las planchas? Como nuestra mentalidad es un poco “de burro”, obsesionados con cores y tabletas, acostumbramos a ver las planchas como un ejercicio abdominal. De hecho, en muchas ocasiones se ejecutan apoyando los antebrazos en el suelo, en lugar de las manos, no vaya a ser que nos “abramos” las muñecas… Una lástima…

En fin, como esto no va de abdominales ni de músculos en general, sino de movimiento en sí mismo, propongo directamente las planchas con brazos extendidos, soportando parte de nuestro peso en el apoyo de las manos –aquí se verá quien se lo curró con los estiramientos y los ejercicios de fuerza de manos y muñecas.

Os dejo un par de vídeos con la plancha horizontal y la lateral. Seguid las indicaciones de la monitora. Si no entendéis el inglés, investigad en español. Los puntos clave son dos: la alineación de la columna –cuidado, empieza en la cabeza– con las piernas, y la perpendicularidad de los brazos respecto al suelo. Con el tiempo podéis jugar a apoyaros sólo sobre una pierna o sobre un brazo.

No tiene mucho más –por eso lo de aburrido…

La segunda parte es, sin duda, mi preferida y la que considero más funcional, la que implica movimiento real, o natural, los gateos, una puerta hacia nuevos universos de movimiento.

Este vídeo de nuestros compañeros de Urban Movement es una buena muestra:

No está de más decir que si queréis detalles acerca de la técnica de estos movimientos u os gustaría progresar y descubrir algunos un poco más complejos, mi libro Locomoción Natural os puede ayudar.

Movimiento 5: Apoyarse sobre las manos

La práctica de esta quincena vuelve a ser diaria, y es algo tan sencillo como dedicar cada día unos 10 minutos a las planchas o a los gateos, según vuestra predilección, posibilidades, entorno… Podéis elegir –insisto en que yo me decanto por la segunda opción.

Si escogéis las planchas, con realizar 5 series de cada una –horizontales y laterales– de entre 15 y 30 segundos manteniendo la posición es más que suficiente.

Si optáis por los gateos, no recomiendo superar los 20 metros consecutivos de un mismo gateo, y variar lo máximo posible, cambiando de posición, dirección –hacia delante, detrás, de lado– e incluso de pendiente. Y así pasar 10 minutitos jugando.

Esto se complica cada vez más.

¡Ánimo!

 

Suscríbete gratis y fluye – emailrss

Nuevo Curso de Método Natural en Mayo

(Modo anuncio)

Ya tenemos fecha para el próximo Curso de Iniciación al Método Natural. Será en Barcelona el sábado 16 de mayo de 9:00 a 16:30 –con parada de media hora sobre las 12:30 para comer algo.

En qué consiste

Este curso de 7 horas te ofrece la posibilidad de conocer las bases del Método Natural de Ejercicio Físico y la Locomoción Natural, especialmente en lo que se refiere a la práctica de los ejercicios utilitarios indispensables.

En el primer bloque del curso desarrollaremos el trabajo de movilidad en suelo y las familias de caminata, equilibrio, gateo y salto.

El segundo bloque, después de la comida, lo dedicaremos a la carrera, las trepas, los juegos en pareja y en grupo y, para finalizar, la aplicación práctica del plateau, en el que integraremos todas las familias de ejercicios utilitarios indispensables.

El curso se realiza en Barcelona, en diferentes parques, jardines y zonas lúdicas del frente marítimo. En el email de confirmación de inscripción informo sobre el punto de encuentro exacto.

Si quieres hacerte una idea de lo que hacemos en el curso, puedes echarle un vistazo a los vídeos que encontrarás más abajo.

Precio

El Curso de Iniciación al Método Natural tiene un precio de 75 € a abonar vía transferencia bancaria con un mínimo de tres días de antelación al curso.

Además, por cada acompañante que traigas al curso tendrás un descuento de 10 € en tu precio.

Más información

El curso tiene un límite máximo de 15 asistentes. Te recomiendo no tardar mucho en inscribirte, porque ya hay algunas plazas reservadas y más personas esperando desde hace algún tiempo.

Para más información e inscripciones, escríbeme a robert (punto) sancheze (arroba) gmail (punto) com

Muchas gracias por tu atención, y espero que nos encontremos muy pronto ¡en movimiento!

Vídeos sobre el Método Natural

Método Natural 2014: http://youtu.be/SyurcLRpJ6A

Plateau con GoPro: http://youtu.be/as9DEx8wM9Y

Curso Noviembre 2013: http://youtu.be/6oNf02reYsI

Suscríbete gratis y fluye – emailrss

Movimiento 4: Conmutarse “por piernas”

Ya han pasado seis semanas desde que iniciamos el Proyecto Re-movimiento.

El tercer centro de atención, “Moverse con frecuencia”, ha llegado a su fin, y con él espero –de esperanza, porque no lo sé– que muchos hayan impregnado de movimiento sus vidas, como mínimo cada 25 minutos. Los currantes que lo hayan conseguido, dada la naturaleza del catálogo de 33 ejercicios propuestos, deben estar hechos unos fieras, y todo sin ir al gimnasio. Mi segunda esperanza, la que realmente cuenta más allá del movimiento, es que cada vez seamos más los que conectamos con nuestro cuerpo con más frecuencia, aunque sea por unos instantes, muchísimas veces al día, una garantía de conciencia y bienestar, y un futuro, por tercera vez en pocas líneas, esperanzador.

El cuarto centro de atención, “Conmutarse “por piernas”", es el tópico entre los tópicos de todos los consejos que suelen darse respecto a la integración de cierta actividad física en la vida cotidiana. Aclarar que tomo prestado conmutarse del verbo en inglés to commute, que ingleses y americanos suelen utilizar para referirse a los desplazamientos de casa al trabajo y del trabajo a casa. Nosotros ampliaremos el significado, omitiendo lo de “de casa al trabajo”. Es decir, conmutarse querrá decir literalmente trasladarse de un punto A a un punto B, que ya pueden ser nuestro hogar, el trabajo, la escuela, el mercado o donde sea. El matiz es que lo haremos siempre “por piernas”.

Excepción y ejercicio previo

Evidentemente, todos aquellos que vivan a unos cuantos kilómetros de su trabajo imagino que se verán más o menos obligados a utilizar algún modo de transporte que no sean sus patas. El ejercicio sirve igualmente para otras conmutaciones; cada cual que valore sus condicionantes. De todos modos, sin ánimo de juzgar y mucho menos ofender, aprovecho el momento para recomendar a todos ellos que investiguen acerca del término “relocalización”, del que hablo en mi libro Una vida sencilla. Por poner un ejemplo rápido, ¿qué sentido tiene que un informático viva en Sabadell y trabaje en Barcelona y otro informático viva en Barcelona y trabaje en Sabadell? ¿Y qué sentido tiene que ambos se crucen en la autopista dos veces al día, malgastando tiempo, dinero, energía? ¿Podrían intercambiar sus puestos de trabajo? Esto da para mucho…

En cualquier caso, durante los últimos años conmutarse a pie –o en bicicleta– ha sido una de los primeros cambios que he propuesto a mis clientes, incluso antes de apuntarse a un gimnasio o ponerse a hacer flexiones y dominadas en un parque, y la experiencia me ha chivado que la primera resistencia que acostumbra a asomarse es la cuestión tiempo. “No tengo tiempo”. “Tardaré mucho más”. “Tendré que salir antes de casa”. “¿Todavía madrugar más?”.

Todas esas cuestiones suelen durar poco después de realizar un ejercicio de tres pasos bien simple:

1. Cronometrar el tiempo exacto que uno tarda desde que cierra la puerta de casa hasta que entra por la puerta del trabajo, conmutándose en coche, metro, autobús, etc.

2. Cronometrar el tiempo exacto que uno tarda desde que cierra la puerta de casa hasta que entra por la puerta del trabajo, conmutándose caminando o en bicicleta, o mitad y mitad, por ejemplo, si uno goza de un servicio de alquiler de bicicletas como el Bicing de Barcelona.

3. Comparar.

En muchos casos, diría que la mayoría, la sorpresa es contundente, al verificar que la diferencia suele ser mínima, de entre 5 y 15 minutos. Incluso a veces se tarda lo mismo.

Por poner un ejemplo, hace un tiempo realicé el ejercicio yo mismo para ver qué ocurriría si trabajara, como mucha gente de por aquí, en el centro de Barcelona –hace un par de años me relocalicé y ahora vivo a un par de kilómetros de mi trabajo, que siempre recorro caminando o en bicicleta. Resulta que desde la puerta de mi casa hasta la puerta del Corte Inglés –trabajé allí cuando aún estaba en la universidad– utilizando el metro tardo 22 minutos, en un día normal, con no más de 2 minutos de espera en el andén. ¿Y caminando? 26… 26 minutos.

Las excusas y los matices individuales pueden ser varios y no vamos a entrar en detalle. Ya he dicho que, según mi experiencia, generalmente las diferencias no superan los 15 minutos, algo bastante asequible si además tenemos en cuenta lo siguiente: todo el tiempo que uno pase caminando por la calle a un buen ritmo es tiempo que uno no tiene por qué aburrirse pasar pedaleando en una bicicleta estática, remando sobre suelo seco o caminando en una cinta de hámster. Es decir, tiempo que uno se puede quitar de gimnasio y de vida bajo techo.

En fin, quien quiera que cronometre tiempos. Igual que ocurrió con el diario de sedentarismo, predigo más de una sorpresa.

La propuesta

Así que mi propuesta es sencilla. Caminar, caminar y caminar. Y, si es necesario porque las distancias son largas –más de 3 ó 4 kilómetros–, intercalar las marchas con tramos en bicicleta o patinete. Y, si no hay más remedio porque las distancias son considerables, como mínimo acortar los trayectos en coche o transporte público, y darle un poco de coherencia y sentido evolutivo a nuestra forma de locomoción más eficaz, que no es correr –no, “borns to run”, no–: caminar.

Lo ideal es realizar el ejercicio lo más estricto posible durante quince días consecutivos. Después de dos semanas, ya cada uno puede sacar sus propias conclusiones y establecer nuevos hábitos dependiendo de su experiencia. ¡Vamos, hombre! Que dos semanas pasan volando… o caminando.

Resumiendo, mis conclusiones son las siguientes:

· Caminar entre dos y tres horas acumuladas diarias representa un 80% de la coherencia evolutiva física, mucho más que HIITS, métodos naturales y parkours, levantar piedras, etc.

· Caminar para conmutarte te ahorra tiempo dedicado específicamente a la actividad física. Es un 2×1. Haces ejercicio aprovechando tus conmutaciones.

· Caminar te obliga a pasar tiempo al aire libre, es decir, a exponerte a aire circulante –aunque esté contaminada, ni mucho menos tanto como la de un vehículo cerrado– y luz solar.

· Caminar le va bien no sólo a tu cuerpo, también a tu cabezota –podéis leer esta entrevista al psiquiatra Fréderic Gros y este artículo sobre las mejoras que induce caminar en estados depresivos.

Que la fuerza os acompañe.

 

Suscríbete gratis y fluye – emailrss

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Este sitio web utiliza cookies únicamente para agilizar tu navegación
Más información sobre cookies