Kinesio Tape, una grata sorpresa

Este fin de semana he empezado a formarme en una nueva disciplina, el Kinesio Tape.

¿Qué es el Kinesio Tape? Es una técnica de vendaje, nacida a principios de los años setenta en Japón y Corea, tratamiento caracterizado por su globalidad y por la especificidad de sus vendas, de diferentes colores, elásticas a nivel longitudinal, inelásticas a nivel transversal y de larga duración.

El Kinesio Tape, o vendaje Neuromuscular, tiene infinidad de aplicaciones, desde disfunciones y patologías del aparato locomotor (tendinitis, contracturas, artropatías,…) hasta otros problemas como dolor de cabeza, de estómago, menstrual, faringitis, asma, alergias,retención de líquidos…

Pero no quiero alargarme en la definición del Kinesio Tape, sino hablarte de un sentimiento, de una emoción que me ha invadido este fin de semana. Quiero hablarte de mi sorpresa. Es más, de mi doble ración de sorpresa.

Por un lado, una grata sorpresa desde el punto de vista profesional. Este tipo de vendaje se basa en la libertad de movimiento. Con el método funcional, el vendaje ya dió un giro hacia la facilitación del movimiento, restringiendo solamente dicho movimiento en el sentido de la lesión. Pero el Kinesio Tape no implica restricción alguna. Simplemente corrige y complementa fuerzas, ayudando a que el cuerpo active sus potentes sistemas de autocuración.

Por otro lado, una enorme sorpresa desde la propia experiencia. Hace ya algunos años que padezco una tendinits crónica en un codo, una epitrocleítis. Está controlada y sus fases agudas son cada vez menos frecuentes, aunque la tensión muscular del antebrazo y el dolor en la inserción del tendón siempre están ahí… estaban ahí. Como por arte de magia, a los diez minutos de aplicar el nuevo vendaje esa sensación ha desaparecido, y la ha sustituido una importante sensación de liberación y descarga. Un gran alivio. Funciona.

Con todo, no quiero decir que en el Kinesio Tape podamos encontrar la panacea universal tan ansiada por los alquimistas. Pero sí reafirmarme en que la sanación, mejor dicho, la autosanación, tiene su origen en el movimiento.

Así que no te extrañes si empiezas a ver al alguien con una “esparadrapo” amarillo pegado en la nariz, uno azul deslizándose por su cuello y uno fúcsia cubriéndole la mano. Estoy convencido de que, poco a poco, el Kinesio Tape irá entrando en nuestras vidas.

Estoy contento. Una técnica más para la caja de herramientas. Y un codo que ya no duele. Ahora ¡a estudiar!

Suscríbete gratis y fluye – emailrss