Ante el dolor, ¿silenciarlo o tratarlo?

¿Qué es lo primero que haces al sentir un dolor? ¿Piensas en cómo eliminarlo? ¿O quizás en por qué ha aparecido? No quieras matarlo desde un principio. Es como aquel amigo al que no haces mucho caso pero que siempre está ahí cuando lo necesitas.

Es natural que lo primero que hagas sea pensar en como eliminar el dolor en ese preciso momento. Lo malo es que, una vez lo hayas conseguido, te olvides por completo de ello, no lo estudies, no lo razones, no intentes hallar el porqué de ese dolor. Porque la clave está en el origen. No te contentes con conseguir que el dolor desaparezca. No es un hecho que se produzca a la ligera. Es una alarma, un aviso, una señal que activa el organismo advirtiéndote de que algo no va bien. No caigas en el error de únicamente buscar el alivio. Porque cuando sólo tratas el dolor y no su causa, el problema sigue existiendo, o incluso peor, tiende a agravarse.

¡Me gusta! Quiero seguir leyendo »