Cuidado del pie. Anatomía

Continuando con el objetivo de noviembre, el cuidado de los pies, te invito a conocerlo un poco mejor. ¿Cuál es su estructura? ¿Qué partes lo componen?

El pie, a nivel mecánico, es la segunda estructura global más compleja del cuerpo humano, por detrás de la mano. Puede presentar diferentes morfologías (formas del pie) y patrones mecánicos (maneras de moverse). Esto se debe a dos motivos:

  • El papel que jugó en el pasado: ya que su empleo era muy semejante al de la mano, aunque nunca tan preciso. Con él, nuestros antepasados podían agarrar objetos, tener mejor sujeción a la hora de trepar,…
  • El papel que juega hoy: por ser uno de los eslabones de la cadena que te mantiene en equilibrio y por los matices que te aporta en el momento de tu transporte (caminando, corriendo, saltando,…).

Por todo ello, consta de numerosas estructuras (óseas, musculares, articulares, nerviosas,…), concentradas en un espacio realmente pequeño comparado con el resto del cuerpo. Veamos cuáles son:

Sistema ósteoarticular

El pie se compone de 26 huesos. Podemos dividirlo en 3 partes:

  • Tarso: con 7 huesos, los cuales sirven de base de apoyo a tibia y peroné, y de punto de amortiguación al andar y al correr.
  • Metatarso: con 5 huesos, formando el puente del pie y ofreciéndole estabilidad.
  • Falanges: con 14 huesos (3 por dedo excepto el pulgar, que tiene 2).

No es necesario que te aprendas el nombre de cada uno de los huesos. Lo importante son los detalles. ¿Por qué crees que tendrá tantos huesos? Piensa que por cada unión de dos huesos se forma una articulación, teniendo el pie más de 30. ¿Para qué tantas articulaciones? Esto ya nos invita a pensar, de cara a un futuro (cuando veamos sus funciones y cómo cuidarlo), que el pie es una estructura especialmente móvil. Por tanto, otra vez, ¡necesitamos moverlo!

Sistema muscular

Aquí no nombraré cada uno de los músculos que articulan el pie. Te muestro un dibujo donde aparecen casi todos los del dorso (también hay en la planta). Sólo comentar un par de cosas:

  • Tantos huesos y articulaciones implican la existencia de todavía más músculos. Piensa que son muchísimos movimientos a realizar, muchas palancas que accionar. Además, hay músculos que interactúan directamente con el pie pero que nacen en la pierna, alrededor de la tibia y el peroné. Incluso un par de músculos, los conocidos gemelos, se originan en el fémur. ¿Te haces a la idea de su complejidad mecánica?
  • La mayoría de los músculos se encargan de mover el pie hacia arriba o hacia abajo (flexión y extensión). La explicación de este hecho es que la locomoción del hombre se ha especializado al máximo en un movimiento frontal (nos movemos en línea recta y hacia adelante). Los movimientos laterales prácticamente no se realizan, y los músculos que se encargan de ellos lo hacen más con una función estabilizadora (aportando equilibrio al pie) que locomotora.

Sistema nervioso

Hemos visto muchos huesos, aún más articulaciones y todavía más músculos. Pues terminaciones nerviosas… incalculables. El sistema nervioso del pie no sólo debe encargarse de dar órdenes a cada conjunto músculo-articulación para cada uno de los movimientos que debe realizar, sino que debe dedicar especial atención a la sensibilidad. Dependiendo del tacto, la temperatura, la presión, la velocidad etc. del contacto del pie con el suelo, el cuerpo deberá reaccionar a infinidad de combinaciones.

Además, algunos han estudiado y desarrollado un mapa en el pie en el que se reflejan las distintas partes y órganos del cuerpo, dando origena la reflexología podal. Estimulando los puntos reflejos del mapa se pueden equilibrar disfunciones en la avtividad de las partes reflejadas. Actualmente no se ha podido demostrar su efectividad desde la ciencia (al menos con los conocimientos que se tienen hoy), pero muchas de las personas que la utilizan obtienen resultados positivos. Es un tema complejo y no quiero desarrollarlo ahora, pero… muchas veces la experiencia gana a la ciencia. No tengas prejuicios.

Así que nos encontramos ante una parte del cuerpo hiperconectada con el sistema nervioso central, con reflexología y sin ella. ¿Te imaginas cuánta influencia puede llegar a tener el pie sobre el sistema nervioso?

Conclusión anatómica

Innumerables huesos, articulaciones, músculos y nervios en una estructura que sobrepasa por los pelos el palmo de largo. Y la mayor parte del tiempo abandonado, envuelto en unos zapatos duros, rígidos y herméticos, que no respetan para nada su forma natural (ay esos tacones). Con la cantidad de posibilidades de movimiento que tiene el pie, con lo sensible que es…

¿Vas a cuidarlo un poco más? ¿Vas a mimar a tus pies? Te estarás mimando a ti mismo. Próximamente veremos qué funciones tiene, que son varias, y alguna fundamental (te adelanto: el equilibrio). Escucha tu cuerpo

Suscríbete gratis y fluye – emailrss