El pie, cimiento de tu cuerpo

¿Qué papel juega el pie en tu vida? Te aporta propulsión, sensibilidad y equilibrio. ¿Lo cuidas en todos los sentidos? Veamos como funciona una de las partes más móviles de tu cuerpo.

El pie es la parte del cuerpo que soporta mayor carga (toda) y el encargado de matizar y dar el último toque en nuestro transporte. La importancia funcional del pie es enorme, ya que desempeña un triple cometido: propulsión, sensibilidad y equilibrio. Por ello, el pie se caracteriza por su complejidad mecánica, su hiperdesarrollada perceptibilidad y su papel clave en los dos canales intercomunicativos de tu cuerpo:

  1. Sistema nervioso: tanto a nivel local (la sensibilidad del propio pie y la incidencia que tiene ésta sobre el sistema nervioso central) como a nivel reflejo (basándose en la reflexología podal).
  2. Sistema fascial: compartiendo fascia con toda la cadena posterior del cuerpo (desde los pies hasta la cabeza pasando por la espalda), la zona corporal más conflictiva en nuestro día a día en cuanto a molestias y dolores (pesadez de piernas, ciática, lumbalgia, cervicalgia, dolor de cabeza,…).

En la actualidad, el pie ha sido especialmente marginado debido a diferentes aspectos de la evolución humana:

  • Urbanismo: con la aparición de las ciudades, materiales como el cemento y el asfalto se han hecho los dueños del suelo, nuestro punto de apoyo. Además, todo se construye en llano y las cuestas y rampas desaparecen. Si alguien encuentra un desnivel pronunciado, en seguida se coloca una serie de escalones. De nuevo, un apoyo plano. Aunque nosotros ya conocemos lo bueno que es caminar y correr por tierra, hierba, arena,… Contradicciones.
  • Tecnología: la cual nos ha llevado a la automatización de nuestro transporte (coche, metro, bus,…). El pie ya no es nuestro principal medio de transporte y sufre de infrautilización.
  • Estética: ya que estar a la moda es más importante que nuestra salud. Así que si lo dicen los diseñadores, unos tacones bien altos, unas manoletinas extrafinas o una bota bien rígida. Vamos bien.

Por estos motivos dedicaré el mes de noviembre, en parte, a tu pie. Primero, a describir su anatomía (para conocer de que estamos hablando). Seguidamente, sus funciones (para comprender su importancia dentro del sistema). Y por último, veremos unos consejos sobre como cuidarlo, como mimarlo.

¿Qué me dices? ¿Preparado para empezar a cuidar de él? No tienes porque esperar a los próximos artículos, ¡puedes empezar hoy mismo! Escucha Tu Cuerpo

Suscríbete gratis y fluye – emailrss