Esperanza de vida y longevidad potencial

Hago un breve inciso en esta historia del Bienestar Cavernícola porque, precisamente justo antes de presentarte al verdadero hombre de las cavernas y hablar un poco sobre antropología, necesito que un par de conceptos queden claros. Estos son:

  1. Esperanza de vida: edad promedio de muerte de una población. Es decir, la media de todas las edades de muerte.
  2. Longevidad potencial: edad que puede alcanzar a vivir un individuo en condiciones naturales.

Es importante comprender la diferencia entre ambas referencias, ya que especialmente la primera, la esperanza de vida, puede llevar a confusión.

Por ejemplo, podríamos tomar una población que tuviera un alto índice de mortalidad infantil, lo que conllevaría que la mayoría de individuos no superasen los 5 años, a la vez que la mayoría de los individuos que alcanzaran la edad adulta llegasen a vivir hasta 60 años. No sería de extrañar que al calcular la esperanza de vida de dicha población el resultado pudiera rondar los 30 años, aunque lógicamente eso no significaría que los individuos de esa población se estén muriendo con 30 años. Es sólo una media.

En cambio, la longevidad potencial es la edad máxima que alcanzan la mayoría de individuos de una población dentro de unas condiciones naturales normales, es decir, exceptuando epidemias, conflictos bélicos, accidentes, etc.

Por ejemplo, hoy día la esperanza de vida en España ronda los 82 años, aunque la longevidad potencial de sus ciudadanos haya alcanzado los 90, en este caso principalmente debido a la baja mortalidad infantil.

No quería, pero algo me invita a hacerlo. Sólo lo diré, y lo explicaré otro día.

Lo que nos enseñaron en la escuela no era del todo cierto, o como mínimo faltaba algo de información.

Los antropólogos y paleontólogos han descubierto que los cavernícolas del Paleolítico no se morían con 30 años, aunque sí tenían una esperanza de vida de entre 30 y 35 años. La longevidad potencial de un hombre de las cavernas alcanzaba los 70 años. Otra cosa es que no todas las “crías” superasen los primeros años de vida, al igual que en el caso de contraer una enfermedad vírica, sufrir un accidente o ser cazado por un depredador, el final solía ser el mismo independientemente de la edad: la muerte.

Pero el dato clave es ése: los cavernícolas alcanzaban los 70 años. ¡Y comiendo carne! ;-)

Y uno más. Cuando llegó la agricultura, y con ella una dieta rica en cereales y una vida más sedentaria, la longevidad potencial disminuyó considerablemente.

Como mínimo curioso…

Ahí queda eso ;-)

Puedes escuchar esta entrada en mi Podcast utilizando el reproductor de iVoox:

Ir a descargar

Suscríbete gratis y fluye – emailrss