¿Quiénes somos? Retrato del hombre contemporáneo

Sé que lo estabas esperando. Por fin llegamos al final de este repaso histórico para descubrir quiénes somos hoy, cuál es el panorama actual y qué debemos hacer ahora, después de aprender, para rectificar y recuperar nuestra salud y bienestar.

Somos esto

Y digo esto porque no se me ocurre decir otra cosa.

No sé quién fue, si Dios, Alá, el Tao, el Universo o la Madre Naturaleza, pero fuera quien fuera al hombre se le regaló la vida, y con ella un cuerpo diseñado durante millones de años para poder ser considerado hoy día el organismo más desarrollado y complejo que se conoce, una máquina tan perfecta como la primera forma de vida que hubo en la Tierra, pero con una capacidad de predicción e imaginación fuera del alcance de cualquier otro ser.

Todos esos millones de años de evolución los estamos tirando a la basura. Teniendo como base la teoría de Gaia, según la cual la Tierra se comporta como un macroorganismo, ya pocos científicos tienen dudas de que la humanidad se ha convertido en el cáncer del planeta, una pequeña célula planetaria que rápidamente -unos pocos miles de años- se ha ido reproduciendo y extendiendo arrasando cualquier otro ser viviente que se cruza por su camino. Algunos de estos científicos ya se atreven a hablar de la sexta extinción planetaria, posterior a la quinta, la cual tuvo lugar hace 65 millones de años -la de los dinosaurios-, aunque será la primera en que el exterminador y el extinguido sean el mismo factor: el hombre.

¿Vamos a desaprovechar este regalo?

Hablemos de bienestar y salud. ¿Cómo es el hombre actual?

Pero éste es un blog sobre salud, así que no nos desviemos Rober…

Antes de nada debo matizar que el que voy a describir es el hombre de los países más desarrollados del planeta, que como mucho suman unos 1.000 millones de personas respecto a los 7.000 millones totales de habitantes.

¿Qué nos está pasando? No me gusta esta división, porque unas enfermedades van ligadas a las otras, y algunas caben en los dos sacos:

  • Físicamente… el hombre está enfermo. Diabetes, hipertensión, insuficiencia cardiaca, insuficiencia respiratoria, hiper e hipotiroidismo, cáncer, alergias, asma, acné, caries, artrosis, osteoporosis, lupus, hernias discales, artropatías, obesidad, celiaquía, síndrome del colón irritable, síndrome del hígado graso no alcohólico, estreñimiento, psoriasis, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, sensibilidad química múltiple, Parkinson, etc.
  • Psicológicamente… el hombre está enfermo. Depresión, ansiedad, pánico, hiperactividad, insomnio, déficit de atención, Alzheimer, neurosis, hipocondría, esquizofrenia, anorexia, demencia, bulimia, psicopatía, etc.

El hombre está enfermo

Prácticamente nadie se salva. Hemos aceptado como normales todas estas enfermedades y ya prácticamente nadie alcanza cierta edad libre de alguna de ellas. ¿Cómo es posible?

Además, lo más grave no es que cada vez hayan más afectados de cualquiera de estas enfermedades, sino que cada vez se desarrollan a una edad más temprana.

Y por si no fuera poco la actuación y recomendaciones de los gobiernos y los responsables de nuestra salud siguen siendo las mismas: más calma -aunque a la vez nos hagan trabajar bajo más presión-, dieta mediterránea comiendo 5 veces al día -eso eso, a consumir-, ejercicio cardiovascular -que lllevado al extremo acelera la enfermedad- y, por supuesto, el ingrediente más importante del cóctel, un par de recetas crónicas.

Contesto a mi pregunta anterior. ¿Cómo es posible? Yo lo veo claro: misma acción, mismo resultado.

Ese intento de calma manteniendo una jornada laboral de más de 15 horas semanales no funciona porque no es natural. Esa dieta mediterránea o esas 5 comidas al día no funcionan porque no son naturales. Ese ejercicio cardiovascular no funciona porque no es natural. Y claro está, esos medicamentos no funcionan porque no son naturales. Y además, mientras sigamos proponiendo y haciendo lo mismo, los resultados serán los mismos.

El hombre puede sanar

Estoy convencido. Puede hacerlo. Para conseguirlo tiene que recuperar la vida que un día dejó atrás por miedo, para volver a disfrutar del equilibrio interior y exterior -el hombre como individuo es interdependiente a su entorno, el medio ambiente-. E insisto, no para quedarse anclado en el pasado, sino para determinar un nuevo rumbo.

Ahora por fin sí, después de unas semanas de introspección, análisis y autoconocimiento, estamos a punto de descubrir realmente qué es el Bienestar Cavernícola :-)

Puedes escuchar esta entrada en mi Podcast utilizando el reproductor de iVoox:

Ir a descargar

Suscríbete gratis y fluye – emailrss