¿Qué es el paleofitness?

El paleofitness no es más que el fitness, ejercicio físico o entrenamiento que realizaba el hombre del Paleolítico. Bueno, siendo franco debería decir que es más que probable, por no decir seguro, que el cavernícola ni entrenaba ni seguía ningún tipo de rutina de ejercicio o planificación, sino que sencillamente su vida diaria requería de una actividad física que implicaba cazar, recolectar, transportar objetos, jugar, luchar o relacionarse con los demás. Definitivamente no, no entrenaba. Su vida era actividad física, y en consecuencia gozaba de una salud física inmejorable, representada en un cuerpo alto, fuerte y atlético, y una longevidad potencial de aproximadamente 70 años.

Creo recordar que la primera vez que escuché el término paleofitness fue en una entrevista a Erwan Le Corre, fundador de la disciplina MovNat. Influenciado por el Método Natural de Georges Hebért, Erwan ha desarrollado un sistema de entrenamiento físico basado en la imitación de todas esas actividades que llevaba a cabo el hombre prehistórico. Para Erwan, la práctica del fitness de hoy día está infectada por un análisis exagerado y demasiadas reglas, además de carecer de globalidad mecánica y de sentido natural -primando el estético o el de rendimiento-.

En el paleofitness no hacemos sentadillas, press de banca, curl de bíceps, elevaciones laterales o flexiones de tronco para marcar tableta. Tampoco corremos o nadamos largas distancias, y ni mucho menos pasando por encima de todos esos marcadores y avisos que nos manda el cuerpo de que algo no va bien o que el esfuerzo es excesivo. Y por supuesto no se repiten patrones, una y otra vez, en forma de ejercicios analíticos llevados hasta el límite -esto sólo puede reportar beneficios en el campo de la rehabilitación o el rendimiento, el cual recordemos que no tiene nada que ver con la salud-.

El fitness del hombre de las cavernas era muy diferente. Caminaba, se agachaba, se levantaba, lanzaba piedras, nadaba, corría un sprint, se arrastraba por el suelo, trepaba, saltaba, tiraba, empujaba, cargaba objetos pesados, jugaba, escalaba,… día tras día. Ese era su entrenamiento, el cual tuvo como consecuencia la expresión física más perfecta de la historia del ser humano.

Como ya hemos visto, el sedentarismo iniciado en la revolución agrícola y ya exagerado en nuestra revolución digital ha provocado que poco quede de aquel atleta natural.

Muchos dirán que gracias a nuestros avances tecnológicos el hombre ha evolucionado mucho más en otros campos como pueden ser el arte o el intelecto, y no lo niego. Sin embargo, al mismo tiempo, el hombre actual se encuentra en su peor momento desde un punto de vista físico y emocional, donde el sobrepeso -y todas las enfermedades relacionadas con éste- y la depresión ya alcanzan números pandémicos. ¿Cuál es el reto? Sin ninguna duda, integrar de una vez por todas todos esos factores para crecer y desarrollarse de manera global en cuerpo, mente y espíritu.

¿Cuál es mi propuesta personal de entrenamiento/fitness?

Hablaba de integrar, ¿verdad? Así que insisto, como lo hago al hablar de alimentación o de estilo de vida, en que no hace falta tirar a la basura los últimos 10.000 años de nuestra historia. De hecho también nos han procurado una serie de avances que podemos utilizar en beneficio propio sin mermar nuestra salud o el equilibrio de los ecosistemas, siempre y cuando lo hagamos con cierta coherencia.

En el campo de la actividad y preparación física, propongo lo mismo. Tomaremos como base, claro está, el paleofitness, el entrenamiento natural que practicamos durante más de dos millones de años, producto de nuestra evolución. Pero no despreciaremos todo lo que hemos aprendido del funcionamiento del cuerpo humano, su fisiología y mecánica, y aprovecharemos este aprendizaje para reparar ciertas disfunciones y restablecer el equilibrio muscular en caso de haberlo perdido. Además, no debemos olvidar que no vivimos en la selva -aunque a muchos nos gustaría-, y que los recursos y materiales que podemos utilizar como resistencias no son los mismos, o que el terreno por donde caminamos o corremos poco tiene que ver con la sabana.

De momento, comparto contigo un par de vídeos de Erwan Le Corre y su método MovNat, para que te vayas haciendo a la idea de lo que supone el paleofitness ;-)

Suscríbete gratis y fluye – emailrss