Testimonio 2: Rubens. Un cavernícola sobre ruedas

¡Hola a todos!

Mi nombre es Rubens, tengo 38 años, mido 179cm y peso 74kg. Desde hace 15 años he practicado ciclismo de forma constante e intensiva, más que todo como una forma de estar en forma, poner disciplina en mi vida, pero sobre todo porque es un deporte que me apasiona. Durante los últimos 7 años he leído una amplia literatura de entrenamiento y nutrición deportiva;  de cómo funciona el cuerpo humano y cómo éste se adapta a diversas situaciones, de las necesidades de macronutrientes para diversas situaciones, y un sin numero de artículos para mejorar el rendimiento y/o estar en forma.

He de decir que durante el inicio de mi pubertad me desarrollé demasiado rápido -algo de familia- ya que al tener 13 años tenía ya casi la altura y el peso que actualmente tengo, lo que me hacía lucir como un completo fenómeno frente a mis otros compañeros, que aún teniendo mi misma edad medían 30 ó 40cm menos, y adicional a eso durante mis últimos años en el colegio comencé a aumentar de peso considerablemente hasta llegar a pesar casi 90kg.

En el último año de colegio tomé una decisión sobre mi peso, y comencé a dejar de cenar -no comía arroz blanco ni pan- de Lunes a Viernes. Es decir, hacía un ayuno intermitente de aproximadamente 16-18 horas y adicional a esto todas las noches hacía una rutina muy intensa de 40 minutos -flexiones, abdominales, salto de comba,… en circuito-, muy parecido a lo que actualmente son algunas rutinas de Crossfit. El resultado fue que en un año y medio bajé 20kg.

Bueno, con todos estos antecedentes, vamos al grano.

La gran mayoría de artículos que leía de ciclismo, nutrición deportiva, revistas para hombres, programas de TV etc., siempre recomendaban una gran ingesta de carbohidratos provenientes de la harina de trigo principalmente, sea en forma de pasta, pan o cereales procesados, por lo que por mucho tiempo seguí estas recomendaciones al pie de la letra. Pero con el paso de los años esta ingesta descomunal de CH se transformó en grasa que, por mi genética, se me acumuló en las piernas principalmente, cosa que no entendía,  porque practicaba ciclismo entrenando casi 6 días a la semana de 12 a 15 horas, y lo peor de todo es que luego de esos entrenamientos llegaba a la casa totalmente agotado a buscar llenarme nuevamente de CH. Pronto todo este proceso se convirtió en un círculo vicioso de entrenar duro, generar fatiga y comer carbohidratos.

No entendía dónde estaba el problema, por lo que leyendo aún más intuí que podría ser sobreentrenamiento. Durante mucho tiempo entrené dejando un día de descanso entre sesiones; sin embargo mi rendimiento no mejoró, y cuando hacía alguna salida larga de más de 2horas llegaba otra vez agotado a comer CH de alto índice glucémico.

No fue hasta febrero del 2011, con un peso de 82kg, que navegando en internet encontré un libro de un tal Tim Ferris que se llamaba 4 Hour Body, donde él hablaba de cómo había perdido peso, ganado músculo y corrido una ultra maratón (+ 42km) haciendo justamente lo contrario a lo que toda la vida le habían recomendado.

Cambié de inmediato mis hábitos de comida; saqué todas la harinas, azúcares, inclusive las frutas. La dieta se basaba en su mayoría en huevos, carnes magras, frejoles negros, y verduras. Lo de las frutas no me convencía mucho pero lo seguí. Lo que primero me sorprendió es que el rendimiento sobre la bici no bajó; de hecho comencé a sentirme con más energía sobre la bici y fuera de ella.

Este fue el primer paso hacia la Paleodieta.

Seguí hurgando en internet y encontré la web española MYbestchallenge.com en la que hablaban ampliamente de estos temas. Lo que más me llamó la atención es que tocaban diversos temas deportivos, preparación, entrenamiento, nutrición etc. Era la web ideal para deportistas de habla hispana. ¿Por qué? Pues todos los artículos, sobre todo los de nutrición y preparación, eran relatados de una forma muy sencilla, como cuando un amigo te quiere explicar algo de lo que está convencido pero que es difícil de describir con datos científicos solamente o que va en contra de todo lo conocido. Es una web para personas con mente abierta con ganas de probar cosas nuevas, como yo, cansado de estancarse en lo convencional.

Regresando a la Paleodieta, en mi caso particular formalmente la sigo desde junio del 2011. Lo primero que cambió fue el tránsito intestinal, pues de pequeño sufrí de estreñimiento y fueron muchas las veces que no había forma de evacuar sino era con laxantes o supositorios, lo cual generó de adulto (25) que me salieran hemorroides, cuyo último caso fue en febrero del 2011, ahora sé que debido al cambio de dieta,  en la actualidad este aspecto de mi vida ha dado un cambio radical y hoy ya no tengo que hacer esfuerzos para evacuar. De hecho ya no sufro de gases, reflujos u otros síntomas propios de problemas gástricos.

Lo único que aun mantengo son los lácteos, los cuales limito a 5 porciones a la semana luego de entrenos y dejando descansar una semana libre de ellos. Eventualmente como algún pan o algún dulce pero estos son el 2% de mi dieta semanal, la cual se basa en carnes, pescado, pollo, camarones, huevos, verduras y frutas. Mi fuente principal de hidratos de carbono son los camotes, el plátano macho y muy de vez en cuando la avena integral. Además también como muchas nueces, almendras, dátiles, ciruelas. Tomo mucho café expresso -3 tazas diarias- pero las acompaño con una gran cantidad de agua luego de tomarlos.

Actualmente practico ayunos de hasta 20h los lunes y viernes, en los que incluyo hasta 2 entrenos, uno de ciclismo y otro de crossfit, esto último para adaptar el cuerpo a manejar más las grasas para su desempeño. Al igual que el hombre de la edad de piedra primero cazaban y luego comían.

Estoy muy feliz de este estilo de vida, en el cual puedes tener alguna “recaída” (reuniones familiares, sociales, viajes) pero con la seguridad de que pronto vuelves a tener el control.

¡Salud para todos!

 

 

 

Suscríbete gratis y fluye – emailrss