Archive: septiembre, 2012

Ayuno intermitente. Qué y cuánto comer

 

Hoy trataré de resolver las dos dudas más recurrentes de los iniciados en ayuno intermitente -al menos las que me llegan a mí a través de comentarios, correos y redes sociales-, que son cuánto comer y qué comer.

Antes de seguir quiero dejar claro mi punto de vista acerca del intermittent fasting. En muchas ocasiones suele recomendarse el ayuno como método de adelgazamiento, pero no es mi caso. Comprendo el ayuno intermitente como una parte más del intento de aproximación a la coherencia natural, del mismo modo que practico la paleodieta/dieta ancestral/dieta evolutiva o la sincronización con los ritmos biológicos, especialmente el circadiano. Estar más guapo o más delgado no es un objetivo, es una consecuencia, y el ayuno intermitente no es algo que llevar a cabo puntualmente, sino un hábito que recomiendo practicar toda la vida.

Dicho esto, aclaremos:

¡Me gusta! Quiero seguir leyendo »

Entrevista para Fitness Revolucionario

Puede que algunos lectores ya le hayáis echado un vistazo, puesto que lo anuncié este pasado sábado a través de Facebook y Twitter, pero para todo aquel que no quiera o suela utilizar las redes sociales -parece que demos por supuesto que todo el mundo tiene Facebook, cuando no tiene por qué- quiero invitaros a leer la entrevista que Marcos me hizo hace unos días para su blog Fitness Revolucionario.

Puede que quede feo decirlo, jeje, pero creo que quedó realmente bien y que resume estupendamente cuál es mi enfoque personal acerca de todo lo paleo y su relación con la coherencia natural.

Espero que la disfrutéis.

La vida paleo – Volviendo a los orígenes (entrevista con Robert Sánchez)

Por qué todo el mundo odia las grasas (saturadas) y por qué deberías amarlas

Ahora que lo releo veo que me he puesto muy romántico… ¿Amor por las grasas? Pues sí, creo que deberías quererlas un poco más, especialmente a esas que teóricamente nos engordan, taponan nuestras arterias y nos matan, las saturadas. Sigo preguntándome por qué Dios puso yemas a los huevos, grasa bajo la piel de los animales, etc. ¿Es Dios estúpido?

Ha empezado septiembre, y con él llegan dos vueltas: la vuelta al cole y la vuelta a las dietas. Las revistas, los magazines de televisión, las páginas webs, los blogs y las consultas médicas se llenan de odio, de rencor, de demonios y de rabia en contra del consumo de grasas, especialmente saturadas. 

¡Me gusta! Quiero seguir leyendo »

Cómo saber si un alimento te sienta mal sin salir de casa

Lo de “sin salir de casa” es una broma para recalcar que tu mejor amigo a la hora de “diagnosticar” qué le ocurre a tu cuerpo es precisamente tu propio cuerpo. Ahora bien, una vez lo escuchas, para corroborar lo que te está diciendo, no está de más visitar a un médico, sobre todo si sospechas que padeces una alergia.

¿Cómo saber si un alimento te sienta mal? ¿Cómo saber si padeces intolerancia, sensibilidad o simplemente no lo digieres bien?

Respuesta rápida: deja de comerlo durante un mes y después cómelo durante una semana. Compara.

Porque muchas veces puedes sentirte bombardeado acerca de sensibilidades y malas digestiones a gluten, lactosa, glucosa, fructosa, caseína, etc., mientras que a ti te parece que te sientan de maravilla.

Y no digo que no. Puede ser que te sienten bien. Pero también es posible que no sea así y que tú no te estés dando cuenta o seas plenamente consciente.

¿Cómo asegurarse al 100%?

¡Me gusta! Quiero seguir leyendo »

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Este sitio web utiliza cookies únicamente para agilizar tu navegación
Más información sobre cookies