Archive: diciembre, 2012

5 consejos para un invierno evolutivamente saludable

Ha llegado el invierno y con él la Navidad, un par de semanas que voy a aprovechar para darme unas vacaciones digitales. Luego me explico.

Del mismo modo que parece que todos entendemos que la alimentación debe ser de temporada, asumiendo que la naturaleza nos ofrece el mejor alimento y nutrientes para cada estación del año, debo insistir una vez más en que en realidad todos los seres vivos somos “de temporada”, incluido el hombre.

Es por ello que no deberías pasar por alto el hecho de que el invierno llegó hace un par de días y que tal vez sea buena idea adaptar tu estilo de vida durante unas semanas a esta estación, la cual predispone a tu metabolismo a comportarse de una manera muy concreta, especialmente por cómo inciden sobre él el clima y el ciclo circadiano. Repito, una vez más, el hombre no es una excepción de la naturaleza y nuestros metabolismo y comportamiento también son “de temporada”.

Si quieres ser coherente con tu naturaleza invernal te recomiendo seguir estos consejos:

¡Me gusta! Quiero seguir leyendo »

¿Cuál es la comida más importante del día? (2) Las bases de un buen desayuno

Ésta es una serie dedicada a la comida más importante del día, el desayuno. La dividiré en tres partes:
· Cuestiones evolutivas sobre el desayuno.
· Las bases de un buen desayuno.
· Ejemplos de desayuno en la práctica del ayuno intermitente.

Las bases de un buen desayuno

Ya no nos queda ninguna duda de que el desayuno, sea a la hora que sea, es la comida más importante del día debido a la relación directa que mantiene con la actividad física que realizamos y el papel fundamental que juega en nuestros circuitos de recompensa.

Comentaba en la primera parte de esta serie que, desafortunadamente, no todos podemos imitar el comportamiento de nuestros ancestros y respetar instintivamente el ciclo circadiano y el binomio “actividad física – desayuno”, ya que tenemos unos horarios “obligados” que están al margen de la duración natural del día y la noche y que responden más a costumbres y normas sociales, culturales, laborales, etc.

Antes de entrar en las pautas que recomiendo seguir respecto al desayuno, quiero insistir en una idea que es muy importante comprender y aplicar en nuestro estilo de vida desde un punto de vista natural. Voy a darte esas pautas, un patrón, pero nunca olvides que en plena naturaleza estos patrones no existen y que cualquier cosa puede suceder. Lo que nosotros podemos interpretar como patrones no deja de ser estadísticamente lo que sucede la mayoría de veces, pero no siempre. Por tanto, siendo muy purista, lo ideal desde mi punto de vista es seguir estos patrones la mayoría de días pero rompiéndolos con cierta frecuencia para cambiar los estímulos que recibe nuestro cuerpo de vez en cuando.

¡Me gusta! Quiero seguir leyendo »

¿Cuál es la comida más importante del día? (1) Cuestiones evolutivas sobre el desayuno

Ésta es una serie dedicada a la comida más importante del día, el desayuno. La dividiré en tres partes:
· Cuestiones evolutivas sobre el desayuno.
· Las bases de un buen desayuno.
· Ejemplos de desayuno en la práctica del ayuno intermitente.

Cuestiones evolutivas sobre el desayuno

Por una vez y que no sirva de precedente, coincido plenamente con la Jaula: el desayuno es la comida más importante del día. Tranquilo, no me he vuelto loco; en realidad la Jaula y yo sólo estamos de acuerdo en el nombre de esta comida. Otra cosa es el significado que yo le doy al desayuno, qué recomiendo desayunar o cuándo aconsejo hacerlo.

Hoy te invitio, como ya he hecho tantas otras veces, a jugar, a tratar de imaginar cómo desayunaban nuestros ancestros y todo lo que esto ha implicado a nivel evolutivo, para después -en los próximos posts- tratar de extrapolar ciertas pautas y adaptar ese desayuno evolutivo a las circunstancias sociales y personales de cada uno. Y por cierto, antes de seguir, si estás interesado más bien en cuestiones metabólicas y hormonales -de las que yo casi no voy a hablar en esta serie-, te recomiendo leer los posts dedicados al desayuno del blog Eva Muerde La Manzana.

Para empezar tendremos que determinar a qué nos referimos cuando hablamos de desayunar, porque probablemente cuando escuchas desayuno piensas de forma automática en la comida que realizas nada más te levantas o al poco tiempo de hacerlo -así lo define la RAE.

Yo no hablo de eso. Prefiero quedarme con el significado literal de la palabra -luego me explico. De hecho, naturalmente, puede que algún día el desayuno sea a primera hora de la mañana, del mismo modo que puede ser a última hora de la tarde…

¡Me gusta! Quiero seguir leyendo »

Crema de pollo con verduras (paleodieta para niños y no tan niños)

Bueno, después de la sartenada sigo animándome con las recetas, aunque no quiero que nadie se emocione, ¿eh?
Aquí no vas a encontrar súper-recetas… Soy amante de la simplicidad -ensaladas crudas, plancha y vapor a palo seco-, todavía tengo mis dudas existenciales de hasta qué punto es adecuado/natural/evolutivo cocinar -que seguro que lo es, pero con matices-, y sobre todo sigo investigando y experimentando para determinar cuál es la mejor manera de preparar y consumir cada alimento.
Además, en serio, para recetas chulas, ricas, buenas, creativas, etc. te recomiendo visitar los blogs de Ana -Me gusta estar bien-, Saúl -Esto no es comida-, Eva -Eva muerde la manzana-, Nacho -Spartan Gourmet o Carlos -Hoy comemos juntos.
Insisto en que, por mucho que hable de alimentación, lo mío es la actividad física.

Dos recetas en una: caldo de pollo con verduras + crema de pollo con verduras

Y es que la crema de pollo con verduras que hoy comparto en realidad se hace con las sobras del caldo de pollo que suele hacer mi mujer en invierno. Así que lo primero que tendremos que hacer es preparar el caldo.

Antes de nada, los ingredientes para cuatro personas:

  • Pollo. Todos los huesos de un pollo ecológico que previamente deshuesé entero para hacer mis “paquetitos”. Además, toda la casquería comestible -corazón, hígado, pulmones, riñones,…-, la carne que no forma parte de esos paquetes típicos -pechuga, muslo, alas,…-, el cuello, etc. Y sobre todo, muy muy importante, toda la piel del pollo.
  • Tres zanahorias.
  • Dos nabos.
  • Una cebolla grande.
  • Un puerro.
  • Tres litros de agua -que acabarán siendo dos…
  • Aceite de oliva -un chorrito.

La elaboración del caldo es muy sencilla. Se mete todo en una olla y se deja hirviendo a fuego muy lento -un chup chup muy sutil- durante unas tres horas. Finalmente se deja reposar un ratito y se pasa todo por el colador. Obviamente, los restos no se tiran (en la foto ya no quedan huesos, aunque sí algún que otro cartílago que después trituraremos. Aunque no se aprecie, el plato es bastante grande y hay un buen montón de comida).

Preparar la crema sigue siendo pan comido -¡ay no! ¡que el pan no es “paleo”! Se mete todo en el túrmix, se le añade un vaso del caldo que hemos preparado antes, se tritura a velocidad mínima durante unos dos minutos mientras le damos al botoncito de picar hielo, de vez en cuando, para deshilachar algunos trozos de pollo y “desintegrar” algunos restos de huesecillos, ¡y listo!

Lógicamente, puedes preparar la crema más espesa o más clarita según tus gustos siempre usando el propio caldo y, si quieres que ligue mejor, añadiendo un chorrito de aceite de oliva. A mí, con un solo vaso de caldo y ese poquito de aceite, me ha salido un litro y medio de crema.

Algunas observaciones

  • Todavía no tengo críos, pero si algún día los tengo, gracias en parte a estas cremas, no podré poner excusas a la hora de alimentarlos como manda la naturaleza, y menos para darles las porquerías procesadas que se venden en los supermercados. Por eso decía en el título de la receta eso de “paleodieta para niños”… La crema se puede envasar al vacío y congelar.
  • Como en el caso de las sartenadas, las combinaciones de alimentos naturales y coherentes con la nutrición evolutiva son infinitos a la hora de preparar cremas, así que ¡imaginación al poder!
  • A pesar de que esta crema de por sí ya es hipernutritiva -y especialmente grasa, gracias a la piel del pollo-, yo decidí añadirle un par de huevos hervidos picaditos y darle un toque más sólido.

¡¡Buen provecho!!

¡Y no dudes en compartir tus cremas en los comentarios!

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Este sitio web utiliza cookies únicamente para agilizar tu navegación
Más información sobre cookies