Por qué deberías dejar de hacer repeticiones

Querido lector, como ya pudiste disfrutar hace unas semanas, aquí tienes otro breve fragmento del libro que estoy cocinando, para que vayas teniendo algunas pistas de por donde irán los tiros. Es sólo una breve reflexión del sexto capítulo que lleva como título Elogio de la variedad. Por qué deberías dejar de hacer repeticiones. Ya sabes, no dejes nunca de moverte… y de mover tu movimiento. ¡Salud!

Elogio de la variedad

Ya lo decía Bruce Lee, “hay que buscar el equilibrio en el movimiento y no en la quietud. (…) La vida nunca es estancamiento. Es movimiento constante, movimiento sin ritmo, pues nosotros estamos cambiando constantemente. Las cosas viven moviéndose y ganan fuerza mientras lo hacen“.

Y el movimiento en sí mismo también conlleva un movimiento; el movimiento se mueve.

Por mucho movimiento que sea, un movimiento inmóvil, repetitivo, te conduce al mismo punto que la falta de movimiento, la propia inmovilidad.

El movimiento variado y la constante necesidad de adaptación que éste genera es lo que nos mantiene vivos, es la maravilla de nuestra naturaleza.

Por eso la variedad de movimientos y de todo lo que implica moverse -gestos, posturas, intensidades, duraciones- es la principal característica del Método Natural.

Suscríbete gratis y fluye – emailrss