Cómo el teléfono móvil puede robarte la vida

Todavía no. No he vuelto de vacaciones. Pronto. El lunes día 2.

Mientras tanto, un vídeo muy chulo para la reflexión.

Recuerdo hace dos años, cuando decidí limitar el tiempo que tengo encendido el móvil durante el día. Todavía lo mantengo apagado más horas de las que lo tengo encendido. Y debo ser de los pocos que sigue sin tener Internet en su móvil…

La ironía: es muy probable que estés leyendo este post y veas el siguiente vídeo desde un móvil.

Como siempre, supongo que el uso de la tecnología depende de la situación y necesidades de cada uno.

Es gracioso cómo solemos decir “la situación y las necesidades de cada uno”, como si fuera algo externo a nosotros, independiente de nuestra voluntad o ajeno a nuestra responsabilidad.

Sinceramente. Vale la pena hacerse sinceramente la pregunta ¿Realmente lo necesito?. Y responderla sinceramente también.

El vídeo merece mucho la pena y lo explica mucho mejor que un servidor.