13 aspectos a controlar cuando pretendes regular tu apetito y saciedad

Los suelto como quien no quiere la cosa. No cabe en un único post la explicación para cada uno de ellos, aunque seguro que la mayoría te sonarán si llevas tiempo interesándote por estos temas.

Si es así, puedes tomártelo como un resumen. Si no, para saber algo más sobre cada una de estas afirmaciones puedes leer mi libro Emoción, impulso, comida. Allí encontrarás, entre muchas cosas, un capítulo dedicado a cada uno de estos puntos.

Si pretendes controlar y regular tu apetito, ten en cuenta que:

1. Te sientes más saciado cuanto más se llenan tu estómago y vientre.

2. Te sientes más saciado cuanto más necesitas masticar lo que comes.

3. Te sientes más o menos saciado dependiendo del valor nutricional y modo de cocinar aquello que comes.

4. Los alimentos más saciantes según su proporción en macronutrientes son los ricos en proteínas, seguidos muy de cerca por los compuestos mayoritariamente por grasas. Mientras, los menos saciantes son lo que contienen mayor proporción de hidratos de carbono, sobre todo cuando éstos son simples, contenidos en productos refinados y/o procesados.

5. Insisto. Los alimentos ricos en hidratos de carbono simples, es decir, los alimentos procesados y refinados, son los que menos te sacian. Al contrario, son los que más hambre provocan, hambre selectiva, hambre de más hidratos de carbono.

6. Te sientes menos saciado cuanto más palatable –atractivo según su aspecto, sabor, olor, textura, sonido– es un alimento.

7. No hace falta comer un alimento para que influya sobre tus circuitos de hambre y saciedad. Sólo con verlo, olerlo, saborearlo, escucharlo o tocarlo es suficiente.

8. Te sientes menos saciado cuando piensas en comida especialmente palatable.

9. Te sientes menos saciado cuanto más cocinado está un alimento –por norma general–, ya que es más fácil masticarlo –o incluso innecesario si es un zumo o puré– y más rápido digerirlo.

10. Placer y saciedad van unidos de la mano. Generalmente, te sientes menos saciado conforme más placer evoca lo que te estás comiendo.

11. Te sientes menos saciado conforme más tiempo te expones a cualquier tipo de luz, sobre todo la intensa y clara. Ésta te estimula para que busques comida.

12. Te sientes menos saciado conforme practicas más actividad física, especialmente si es intensa.

13. Te sientes menos saciado conforme te expones física o mentalmente, real o fictíciamente –muchas veces te lo inventas–, a más estrés.


Suscríbete gratis y fluye – emailrss