La epigenética no gusta porque te hace responsable

Así es. En la era de la queja, el victimismo y la irresponsabilidad suele doler bastante cuando crees que alguien te dice: “¿Estás enfermo? ¿Te sientes mal? Es culpa tuya”. Es lo que solemos hacer cuando alguien dice algo diferente; nos sentimos ofendidos y creemos que va en nuestra contra, que nos está poniendo en duda. ¿Tanto dudamos de nuestra propia forma de ver la vida?

El caso es que la epigenética no te dice, ni mucho menos, que estar enfermo sea culpa tuya. Simplemente te recuerda que para estar sano, gozar de cierto bienestar o incluso ser feliz, tú y tu manera de vivir sois la influencia más importante que recibe tu cuerpo y mente, tu ser. Es decir, según los epigenetistas, más allá de la invariable influencia de tu herencia genética –nadie pone en duda que tus genes pesan–, lo que ocurre a tu alrededor desde el mismo momento de tu concepción, el medio ambiente al que te ves expuesto, ejerce un tremendo poder sobre tu expresión genética, sobre qué genes van a activarse y qué otros van a silenciarse. Y es esta expresión genética infinitamente variable la que determina tu salud.

Normal que moleste…

Ya no son las varices de tu madre, las migrañas de tu abuela o los gases de tu padre. Probablemente son tu sedentarismo, tus pajas mentales o tu predilección por el cocido madrileño.

Desde mi punto de vista, más que fastidiarme, que alguien me diga que yo y mi medio ambiente somos quienes determinamos mi salud y bienestar es una gran noticia. Me da la opción de elegir, y consecuentemente me responsabilizo del medio ambiente al que me expongo.

Pero, ¿qué abarca ese “medio ambiente”?

Todo. El medio ambiente es todo.

Lo decía hace un par de días en Qué hacer cuando dieta y ejercicio no funcionan.

Por un lado, parte de ese medio ambiente es lo que nos pasa “fuera”: alimentación, actividad física, exposición solar, descanso, contacto humano, exposición a la contaminación, relaciones sociales, etc.

Y por otro lado, lo que completa ese medio ambiente es lo que nos pasa “dentro”: cómo pensamos, qué sentimos, cómo nos concebimos –la autoimagen del ego–, cómo nos comunicamos con nosotros mismos, etc.

Así que no me queda más que elegir y gestionar lo que como, lo que me muevo, lo que duermo, lo que me relaciono, lo que pienso, lo que siento, lo que me digo a mí mismo…

Mucho trabajo, ¿verdad? Por eso molesta, porque sería más fácil que todo nos lo dieran hecho.

La libertad significa responsabilidad. Es por eso que la mayoría de los hombres la ignoran. – George Bernard Shaw

He aquí un vídeo muy cortito que te explica qué es la epigenética:

Epigenética | Extracto from Humanidad en Transicion on Vimeo.

Suscríbete gratis y fluye – emailrss