Es muy urgente que dejes de hacer y empieces a no hacer

Es muy urgente…

Es muy urgente que dejes de medirte, examinarte, monitorizarte, exigirte, presionarte, mirarte al espejo, pesarte.

Es muy urgente que dejes de criticarte, mejorarte, crecer, culparte, desarrollarte, cambiar, perfeccionarte.

Es muy urgente que dejes de navegar, informarte, conocer, leer, cotillear, aprender, enviar emails, llamar, responder, tuitear, guatsapear, clicar “me gusta”, distraerte, entretenerte.

Es muy urgente que dejes contar, calcular, estructurar, modelar.

Es muy urgente que dejes de catalogar, juzgar, clasificar, comparar, envidiar.

Es muy urgente que dejes de pensar, tener miedo, avergonzarte, preocuparte, angustiarte.

Es muy urgente que dejes de adelantarte, ilusionarte, visualizarte, soñar, proyectar, esperar.

Es muy urgente que dejes de marcar metas, determinar objetivos, perseguir resultados.

Es muy urgente que dejes de querer, desear.

Es muy urgente que dejes de separar, rechazar, competir.

Es muy urgente que dejes de forzar, intervenir, controlar.

Es muy urgente que dejes de hacer.

Deja de hacer.

Es muy urgente que empieces a presenciar, observar, contemplar.

Es muy urgente que empieces a aceptar, abrazar, atender, concentrar.

Es muy urgente que empieces a concienciarte, responsabilizarte.

Es muy urgente que empieces a unir, tolerar, compartir, cooperar.

Es muy urgente que empieces a jugar, disfrutar, fluir.

Es muy urgente que empieces a no hacer.

Empieza a no hacer.

Hacer sin hacer.

Suscríbete gratis y fluye – emailrss