Ni objetivos, ni metas, ni deseos

Zen-Circle copia 2

Un monje principiante y otro que llevaba años en el proceso de crecimiento conversan:

–¿Por qué acudiste al maestro?

–Porque la vida no iba a ninguna parte ni me daba nada.

–¿Y adónde va ahora tu vida?

–A ninguna parte.

–¿Y qué te da ahora?

–Nada.

–Entonces, ¿cuál es la diferencia?

–Ahora no voy a ninguna parte porque no hay ninguna parte adonde ir; y no tengo nada porque no hay nada que desear.

Fuente: Desapegarse sin anestesia. Cómo desprenderse de todo aquello que nos quita energía y bienestar – Walter Riso

Suscríbete gratis y fluye – emailrss