¡El Método Natural es la antítesis de cualquier tipo de fitness!

Lo he dicho mil veces. Y ésta, la mil una, espero que sea la última. Pretendo que sea la última. Por eso he colocado los signos de exclamación, porque lo exclamo, lo grito, lo chillo, para que quede claro.

¿Por qué es la antítesis? Lo expliqué brevemente aquí, y dedico un capítulo entero de mi libro, el sexto, titulado ”Elogio de la variedad”.

Por hacer un resumen (aunque ya me empiece a aburrir a mí mismo)…

  • No hay fines estéticos, de rendimiento y ni tan solo de salud. Si el Método genera algún tipo de efecto en esos aspectos, se contemplan y comprenden como simples y lógicas consecuencias.
  • Se minimiza la repetición. Obviamente, si quieres aprender y desarrollar algo, necesitas repetirlo. Pero en el Método Natural se repite lo justo y necesario para adquirir y mantener una capacidad, que no tiene nada que ver con machacar la capacidad.
  • Lo importante no es la intensidad, sino la complejidad y la capacidad de adaptación. Por eso no siempre se trata de forzar el cuerpo al máximo, mientras que los movimientos lentos, controlados y de intensidad moderada son los que prevalecen, por encima de otros mucho más intensos, pero al mismo tiempo breves y poco frecuentes.

¿Y por qué lo exclamo? Porque a todo aquel que me venga con historias de HIIT, competiciones y porquerías varias no voy a perder el tiempo ni en contestarle. Le enlazo hasta aquí y le abro la puerta de mi casa y de mi forma de comprender la actividad física. A partir de aquí, que cada cual haga lo que quiera.

Y después de este rapapolvo, para todos los que sé que sí que comprendéis la visión del Método Natural y que estáis hasta los mismísimos de Where is the limit, No pain no gain y la cultura del sacrificio sadomasoquista, que seguramente sois los mismos que superáis las primeras cinco líneas de mis posts, os explico a qué viene esto.

Me llegan ofertas de patrocinio de marcas que son totalmente la antítesis del Método Natural.

Hoy ha sido la última, y aunque esté de vacaciones bloggeras, no he podido más…

No voy a decir su nombre. Ya les gustaría. Es muy famosa y Youtube está plagado de vídeos de gente haciendo el indio para adelgazar 10 kilos en un mes y después reportar su “antes y después”. Su representante en España se pone en contacto conmigo para ofrecerme la afiliación, ya que “ha podido ver” que tanto yo como “mi comunidad” –¿acaso es mía?– compartimos la visión de su marca. Nene… No sé dónde has visto eso en mí ni en mis lectores… Lo que me hace pensar que eres un comercial pésimo que le lanzas la caña a todo el que se te cruza por delante. Te aconsejo que leas a Seth Godin. En fin, conmigo lo llevas claro…

Así que, en vez de contestarle –se queda con las ganas–, he decidido desahogarme en mi propio blog, que , entre otras cosas, para eso lo tengo. En realidad, querido comercial, si eres un buen profesional y “sigues” mi marca, supongo que como mínimo estarás suscrito al blog, por lo que al leer esta entrada te habrás sentido aludido y, consecuentemente, respondido.

En fin, por última vez, yo, Roberto Sánchez, pongo a Dios por testigo de que me importan tres pepinos –y toda la pasta que traigan detrás– las marcas y “profesionales” que me vengan con six-pack, glúteos firmes, bíceps gigantes, adelgazamientos express, Ironmans, etc.

Éste soy yo.

Y a quien no le guste, como dice mi abuela, ¡a tomar por… viento!

PD: Mañana lo anunciaré oficialmente, pero aprovecho. El próximo Curso de Iniciación en Barcelona será el fin de semana del 8 y 9 de febrero. ¡Estad atentos!

Suscríbete gratis y fluye – emailrss