De vuelta a lo esencial. Un post personal. Grandes cambios en Escucha Tu Cuerpo

Bueno, lo de “grandes” lo he dicho para llamar la atención.

Aviso. Si no eres lector habitual de este blog ni lo fuiste de mi anterior blog “Una Vida Sencilla”, seguramente no vas a enterarte de nada de lo que voy a decir en este post. No te preocupes. Léelo por encima y disfruta de las consecuencias. O vuelve el próximo día.

Al lector fiel

No me escondo. Escribo para que alguien me lea, aunque no espero que nadie lo haga.

Sé de buena tinta –gracias por todos esos mails– que mucha gente me lee, me lee de verdad –no en plan scanner, como hace la mayoría–, y el motivo de este post precisamente son todos esos lectores fieles.

A todos ellos, a todos vosotros, sólo dos cositas…

La primera: gracias

Ya basta de tonterías. Por mucho que no me me quiera centrar en la expectativa y trate de enfocar mi atención en el presente y en lo que me gusta hacer –escribir–, si después de cuatro años sigo haciéndolo es porque hay gente que me lee y que me dice que le gusta lo que escribo. Si no fuera así, seguramente lo habría dejado. Soy humano, un ser social, y mi herencia evolutiva, como la de todos, me hace vulnerable a la opinión, la aprobación e incluso la admiración de los demás, de la tribu. Otra cosa es la importancia que le dé a ese feedback social, tratando que mi ego no tome el mando y convierta mi vida bloggera en un vaivén de subidones –por los piropos, cumplidos y muestras sinceras de confianza e interés– y bajones –por las críticas, desacuerdos e incluso insultos.

En fin, muchas gracias por todas las visitas y lecturas. Escribo para mí, por supuesto. Pero también para vosotros.

Y la segunda: vienen cambios

Es de justicia que los que me leen habitualmente lo sepan y no se lo encuentren de sopetón. Es la razón de este post. Escucha Tu Cuerpo va a cambiar bastante.

¿Qué cambios vienen? Concretamente no tengo ni idea. Pero sé que vienen.

La temática será la misma, el bienestar y la felicidad.

Ahora bien, el estilo, la óptica o la línea que siga el blog intuyo que van a ser algo diferentes. Por un lado quiero total libertad; quiero escribir a menudo lo que se me pase por la cabeza. Y por otro lado, la propia temática del blog, tan compleja y tan vinculada a tantos y diversos ámbitos de la vida, hará que lo que pueda tratar en cada post pueda ser también complejo y diverso. Así que sospecho que no habrá forma de seguir un hilo, un argumento, una estructura, a no ser que se observe el blog desde su entera globalidad.

La intención también seguirá siendo la misma, aunque de una forma más acentuada: compartir y, si al lector le sirve –eso ya no dependerá de mí, sino de cada persona–, inspirar. Sin lecciones, sin verdades, sin dogmas. Sólo ejemplos, alternativas, ideas. Nada más. Cada cual que haga lo que quiera con ellas.

A dieta de relaciones sociales virtuales

Algo que también cambiará es mi relación con el mundo online, en especial con mi email y las redes sociales.

Mi correo electrónico pasa a ser la única vía de contacto directa: robert.sancheze(arroba)gmail.com. Cualquier pueda escribirme, teniendo en cuenta lo que explico en mi página de contacto, en especial respecto a mi respuesta, que sólo tendrá lugar los fines de semana para los correos no urgentes, es decir, el 99% de ellos.

Facebook y Google+ se convierten en simples feeds del blog, una forma de seguir al tanto de las actualizaciones. 0 interacción.

Youtube tomará especial relevancia tarde o temprano, sobre todo en relación al Método Natural de Ejercicio Físico. Puedes suscribirte a mi canal haciendo clic aquí.

Y Twitter será el lugar donde comparta lo que vaya encontrando por la red y crea que vale la pena, y donde interactúe con todo seguidor de Escucha Tu Cuerpo que quiera “micromensajearse” conmigo, aunque esto último también lo dejaré básicamente para los fines de semana.

De vuelta a lo esencial

Ése fue el subtítulo de Una Vida Sencilla, y ése es el principio de este cambio. Escucha Tu Cuerpo va a convertirse en un híbrido entre lo que ya era y lo que un día fue Una Vida Sencilla.

Sé que durante los últimos tres meses no he sido muy regular, precisamente porque había perdido un poco de vista “lo esencial” –circunstancias de la vida. Pido perdón a todo aquel que sé que espera –porque me lo hace saber– un nuevo post. A partir de la semana que viene intentaré publicar con más frecuencia.

Después de hibernar ya estoy centrado. Y vengo con sorpresas.

Gracias, de nuevo, por llegar hasta aquí, y por tener la intención de seguir.

Muy pronto ¡más!

Suscríbete gratis y fluye – emailrss