Mi entrevista en Cadena SER sobre correr descalzo, transcrita al español

Éste es uno de los motivos por los que es tan satisfactorio escribir un blog. Publicas una entrevista en catalán, reconociendo que ojalá estuviera disponible en español, para que los lectores del resto deEspaña e Hispanoamérica pudieran entenderla, y una generosísima lectora te envía un correo con la transcripción lista. Millones de gracias, Eva. Eres un sol.

La entrevista de la que hablo es ésta.

El podcast lo puedes escuchar aquí, en catalán –por si te hace ilusión escuchar mi voz.

Y la transcripción, ésta:

LOCUTOR: Y ahora queremos hablar de un movimiento que desde hace años en EEUU y, por ejemplo, Nueva Zelanda ya se estila, y desde hace relativamente poco ha llegado aquí, a nuestra casa, y parece que cada vez tiene más adeptos. Estamos hablando del barefoot. Literalmente sería “descalzo”, ¿es así?

ROBERT SÁNCHEZ: Sí, así mismo.

LOC: David Lampón, ¿qué tal? Buenos días.

DAVID LAMPÓN: Buenos días.

LOC: Y Robert Sánchez, ¿qué tal?

R.S: Buenos días, ¿como estáis?

LOC: A ver, humm, “correr descalzo”, creo que tú acostumbras a correr descalzo.

D.L: Sí.

LOC: ¿Cómo te llegó? No sé si lo hiciste de motu propio o fue esta corriente la que te llegó.

D.L: La cosa es que yo empecé como mucha gente ahora a hacer deporte.

LOC: El famoso running.

D.L: El famoso running, a los 30 años. Y después de 30 años de no hacer deporte, el deporte de correr, yo hacía baloncesto, te das cuenta que no eres capaz ni de correr 5 km., que es una cosa bastante triste. Dices ostras, yo pensaba que estaba en forma, y resulta que no. Con el añadido de que yo tenía los pies planos por lo que las zapatillas me hacían mucho daño. Yo llegaba a la meta dolorido porque las zapatillas me hacían mucho daño, al tener el pie plano me hacían rozaduras. Entonces empecé a mirar por internet y a estos señores famosos que corren descalzos, dije: “a ver qué pasa”. Y empiezas que no te lo crees, empiezas a estudiar un poco sobre los pies y te das cuenta que tiene un sentido, que tiene cierta coherencia. Empezamos así, de la manera más tonta y al final mira, me lo creo, funciona y ahora puedo correr sin problema…

LOC: Descalzo…

D.L: Sí sí, se puede correr perfectamente.

LOC: Cuan… no sé, ¿Cuántos Km. puedes llegar a hacer?

D.L: 10 Km es una cosa sencilla. Al final con una paulatina aproximación al descalcismo, sí, no hay ningún problema.

LOC: ¿Y por dónde corres?, pregunto. Por que habrá quien diga “claro, depende de por donde corra que no se haga daño, que no se clave nada…”.

D.L: Esto es lo que más sorprende, por que parece que es el asfalto por el peor sitio que puedes empezar a correr descalzo y es al revés.

LOC: Es el mejor.

D.L: Sí, porque es una superficie que sabes perfectamente cómo responde. Tú sabes que el cemento te devuelve la pisada. Entonces el peor terreno quizá para correr es la montaña, es una barbaridad, es sólo ya para expertos. Pero por el asfalto sabes perfectamente como te devolverá la sensación el terreno. Así que es… sumamente sencillo.

LOC: Robert, tu eres fisioterapeuta…

R.S: Mmm, mmm…

LOC: y entrenador personal. Humm… ¿esto es bueno para el cuerpo?, ¿correr descalzo? Claro, porque las zapatillas… Que si la amortiguación. Que si tiras el pie más hacia fuera o más hacia dentro. Que si las famosas Air aquellas que te amortiguaban. No sé… Todo esto llega a alguien como David y dice “no, yo me lo quito todo y voy a correr descalzo”. ¿Qué es lo mejor para el cuerpo?

R.S: Probablemente correr descalzo, por supuesto.

LOC: ¿Sí?

R.S: Sí, sí, sí. Se ha de pensar un poco con una visión evolutiva, por decirlo de algún modo. En el pie tenemos una tecnología con 26 huesos, más de 50 articulaciones, multitud de músculos, tendones, ligamentos… que nos ha dado la evolución dentro de nuestra historia a base de vivir descalzos. El calzado es una cosa bastante reciente y más aún con amortiguación, que sólo tiene unos 40-50 años. Aquí el hecho es añadirle tecnología al pie, con estas zapatillas amortiguadas, que de hecho lo que hace es que nuestra propia tecnología deje de trabajar.

LOC: ¿Y se corre muy diferente con zapatilla o descalzo? Es decir, la forma de poner el pie ¿es muy distinta?

R.S: La técnica es diferente.

LOC: ¿Sí?

R.S: Sí. Por ejemplo, cuando una persona corre con zapatillas lo primero que toca el suelo es el talón, y en cambio nosotros lo que hacemos es tocar con el antepié. El talón también toca, pero después. Es una pisada muy diferente. La posición del cuerpo también cambia, la cadencia de correr, digamos la frecuencia con que nosotros pisamos el suelo también es más rápida. Cambia la técnica y se requiere una transición progresiva. No se puede hacer de un día para otro.

LOC: ¿Cómo puedes, por ejemplo, llegar a hacer el cambio? Por ejemplo, tú, David, ¿cuánto tardaste en pasar de correr en zapatillas a correr descalzo y cómodo?

D.L: Pues por decir un tiempo aproximado, yo diría que unos 6 meses, quizá algo más pronto. Si, yo diría que 6 meses. Pero es verdad que siempre tenemos esa necesidad de ponernos fechas, rápidamente, de tener que fijar “yo en tanto tiempo tengo que hacer esto”, y realmente no es esto. Yo siempre lo he visto como una rehabilitación. De hecho tenemos unos pies que no hacemos servir apenas. Tú te levantas, coges tu moto, vas a trabajar, estás ocho horas sentado, vuelves… y no utilizas el pie, entonces tenenmos un pie que es realmente inútil. Y después decides que tienes que correr, porque todo el mundo corre y no te das cuenta que las herramientas que tienes para correr no están en buen servicio. Y no es más que eso, escuchar tu propio cuerpo y ver cómo va evolucionando, si realmente se fortalece. Sobre todo sentir. Si sientes dolor, si tienes alguna molestia es que no estás haciendo alguna cosa bien.

LOC: ¿Cuánto tiempo hace que corréis descalzos vosotros?

D.L: 3, puede que 3 años y medio, 4…

R.S: Sí, más o menos unos 3 años

LOC: Nosotros lo que hemos hecho es que Sandra ha salido a la calle a preguntar a la gente cómo veían esto. Si eran capaces de verse corriendo descalzos, o no, si lo veían bien. Todas esas dudas que tenían… Escuchemos a ver qué dice la gente:

- “Yo creo que no puede ser, ¿no?. Yo con zapatillas, más que por el dolor, por la suciedad que hay”.

- “Playa, playa y césped, sin zapatillas. El resto ya  te digo yo que con zapatillas, seguro”.

- “A ver la calle está muy sucia, a saber qué pisas. Pero si vas por la playa o así, a mí me gusta ir descalza, pero no por la calle”.

-“Hombre, uff… diría que en principio no. Yo esto lo vi en Nueva Zelanda cuando estuve hace unos años, es muy habitual y me dio un poco de cosa que corran en asfalto”.

-“Hemos nacido sin zapatos, ¿no? Pues si necesitáramos zapatos ya estaríamos preparados”.

-“Esto ya demuestra como está la sociedad. Bueno, en el campo sí, hija, ¿pero aquí? Por la ciudad…”.

LOC: A ver, diferentes cosas. Por ejemplo, ésta última señora que dice “así vemos cómo está la sociedad”. ¿Os miran muy raro cuando os ven correr descalzos o no?

R.S: Mucho, muchísimo.

LOC: Sí. ¿Y os lo preguntan? “¿Pero que hacéis así?”.

R.S: Hombre, alguna vez sí, pero se ve más que la gente tiene miedo de saber realmente por qué corres descalzo, y estos miedos se traducen en ellos mismos, en no probarlo, en no experimentarlo.

LOC: Y mucha gente está preocupada también por la suciedad (risa) No sé si os han preguntado esto también a vosotros.

D.L: A mí me sorprendió mucho unas chicas que al vernos dijeron ”¡qué asco!” al correr descalzo por la calle. Al final la suciedad la llevas igual, o bien en los pies o bien en la zapatilla. Realmente no hay más suciedad y realmente la sensación de suciedad no es tal. Lo que dice también mucha gente es lo de los cristales.

LOC: Claro.

D.L: Pero ¿cuántas veces realmente has llegado a casa con trozo de cristal pegado en la zapatilla?. Yo creo recordar que 2 veces en toda mi vida. Es lo mismo, si tienes ojos en la cara vas mirando si hay un cristal o no. Y realmente os puedo decir que no hay, la ciudad está súper limpia.

LOC: Decíais antes que si hay el “modo experto” que también va por montaña. Esto ¿lo hacéis vosotros?

D.L y R.S: No, no, no.

LOC: Hay gente que corre por la montaña, y claro yo supongo que esto tiene que ser más complicado porque hay piedras, desnivel. Humm no sé, tú que eres fisioterapeuta, la preparación ¿es más diferente aun para ir por la montaña?

R.S: Es muy progresiva y muy larga en el tiempo. Porque, claro, hemos de pensar en dos cosas: una es la progresión de la que hablábamos antes, la preparación técnica, aprender a hacerlo; pero después además el pie se tiene que adaptar a correr descalzo. El pie lo que hace, además, es curtir la piel, y para correr por la montaña se tiene que tener una piel muy dura.

LOC: Hacer durezas vamos…

R.S: No, no es dureza, porque no se hace el callo digamos. Pero sí que se forma realmente un pie duro y  un poco menos sensible. Más sensible, en realidad, porque los corredores de montaña que van descalzos tienen una sensibilidad especial en el pie de tanto correr descalzo, pero, a la vez, el dolor lo soportan mucho mejor.

LOC: Aquí, en Barcelona, no sé cuánta gente puede haber que corra descalza. Con vosotros, por ejemplo, cuando salís a correr, ¿lo hacéis solos en grupo, hacéis encuentros…?

D.L: Es salir a correr normal. Sí que, a veces, tienes ganas de no sentirte “bicho raro”.

LOC: (risas)

D.L: Pero es como salir a correr normal. Una vez que pierdes la vergüenza, porque todo el mundo te mira, y más ahora que todo el mundo corre y la gente se fija “a ver qué zapatillas lleva éste, a ver qué marca hago yo…”. Si te encuentras una persona que corre descalza lo sabes, y cuando nos juntamos en Barcelona en grupo ¿qué podemos ser? 30-40 personas.

LOC: ¡Nada menos!

D.L: Que conozcamos.

R.D: Sí, sí.

D.L: Y va a más. Mucha gente sale rebotada porque quiere correr, pero sufre por estas zapatillas que no se le adaptan al pie y necesita plantillas, lo que ya es un coste más elevado y dices “mira, todo fuera”, vamos descalzos y lo pruebas. Al final es una cosa, a todo el mundo le gusta ir descalzo por casa, cuando estás en la playa te gusta ir descalzo, la percepción, y entonces dices…

LOC: …pues ¿por qué no lo hacemos?

D.L: Exacto, ¿por qué no lo hacemos?

LOC: ¿Cómo habéis venido hoy vosotros a la radio, por cierto?

R.S: Nosotros hemos venido hoy los dos con huaraches. Esto son como unas sandalias.

D.L: Exacto, como sandalias.

R.S: Con una suela muy minimalista, muy fina, y además que no tienen ningún tipo de, de…

LOC: …Que prácticamente vais descalzos, digámoslo así..

R.S: Prácticamente descalzos. Eso también había que decirlo… En las transiciones o en la montaña no hace falta ir descalzo del todo.

LOC: De un día para el otro.

R.S: Hay zapatillas que imitan…

LOC: Las fivefingers…

R.S: Exacto, las fivefingers, que son estas de cinco dedos que realmente son como una especie de piel. Lo único que hacen es proteger el pie. Hacen lo que decíamos, no hace falta curtir el pie con aquello que hablamos de ir descalzo porque te protegen, pero no interfieren en la biomecánica del pie, y esto es para usar tanto en montaña como en la ciudad. Con fivefingers o sin ellos, hay también otras marcas que son muy finitas que no interfieren en la biomecánica.

LOC: si alguien que nos ha escuchado dice “yo quiero más información”. No sé si tenéis alguna web de referencia, algún grupo de Facebook donde puedan venir a buscar.

R.S: Sí… David.

D.L: En 5dedos.es, que es una tienda de zapatillas minimalistas, allí os podemos aconsejar. Tenemos el blog thebarefooter y colgamos cosas. Es un poco hacer pedagogía y hacer que la gente pierda el miedo a hacer algo que es muy natural.

LOC: Pues perfecto. David y Robert, muchísimas gracias por venir a contarnos vuestra experiencia de correr descalzo. Me juego lo que queráis que ahora la gente si ve a alguien correr se le va la vista para ver si van descalzos.

D.L: Seguro.

R.S: ¡Y tanto!

LOC: Gracias, que vaya bien.

Suscríbete gratis y fluye – emailrss