Muerte del blog y dos anuncios más

Este blog está en fase terminal… Se muere –cómo me gusta ponerme melodramático.

A Escucha Tu Cuerpo le quedan unos ocho meses de vida, cuando caduque la última renovación del hosting.

¿Razones? A nivel cotidiano, superficial, varias que ahora mismo no me apetece comentar, más que nada por no aburriros. A nivel existencial, profundo, es una cuestión de pura evolución.

Nuevo blog

Sí, seguiré escribiendo, pero en un nuevo espacio que me dé más libertad en ciertos aspectos, y que me desencasille de un nicho en el que me he encapsulado yo solito. Algunos, los que me siguen por Twitter, ya saben desde hace tiempo que estoy paleoaburrido. Necesito un lugar donde sentirme más cómodo. No me identifico para nada con lo que se ha convertido –y hemos transformado– todo lo “paleo”.

¿Y de qué tratará? De todo un poco. De mis experiencias, de la vida, de lo que me voy encontrando y de lo que creo que voy aprendiendo, como siempre, desde una perspectiva evolucionista y experimentalista, sin ánimos de “verdad verdadera”, prudente en dogmas –aunque son tan necesarios como el aire.

En su momento, cuando sepa el nombre del nuevo blog y lo ponga en marcha, ya después del verano o tal vez para principios de 2016, lo anunciaré.

A esta notificación sólo quiero añadir algo, lo más importante… He estado a punto de desistir, de plegar, de decidir no volver. Pero en estos dos meses tan raros que acaban de pasar, desde que publiqué que descansaba un tiempo para centrarme en otras cosas, los mensajes de apoyo e incluso de reclamación –en el buen sentido de la palabra– me han ayudado muchísimo, no sólo a afrontar algunos temas, sino para saber hacia donde quiero dirigirme. Muchos de esos mensajes dicen que yo también he ayudado, que he participado en sus vidas, que he inspirado. No voy a ser tan egotista de decir que escribo sólo por escribir, por supuesto que no. Escribo para que alguien me lea, y me satisface sentirme útil. Gracias a todos, a vosotros, de veras.

¿Y el proyecto re-movimiento?

No lo dejo colgado, faltaría más.

El apoyo que recibió desde el principio superó todas mis expectativas, y a pesar del parón y de lo frikis y aparentemente poco aplicables de algunas de mis propuestas, también me han hecho llegar que la semilla ha dado sus frutos en algunas casas. Todo lo que sea sumar en la cultura del movimiento es un motivo más para continuar.

Eso sí, en breve voy a empezar un periodo sabático, después de la caña de las últimas semanas, así que lo que queda del proyecto, justo la mitad, cinco ejercicios más, lo pospongo para después del verano.

¡Cuidado! Eso no quiere decir que el movimiento pare. Hay mucho por practicar, por investigar, por experimentar. Los que sigáis con el hábito de moverse no lo dejéis, y los que no, por favor, no esperéis un día más. Como cada uno quiera, como os guste más, ¡moveros!

Muchas gracias a todos.

¡Feliz verano!

 

Suscríbete gratis y fluye – emailrss